Primera experiencia en Yellowstone

29-Enero-2012

En el camino desde Bozeman a Yellowstone no paraba de preguntarme si esta semana sería tan apasionante como la pasada en Wade Lake. Todo dependía de la suerte que tuviéramos con el tiempo, de los compañeros de viaje, de la comodidad del transporte, de la calidad de la comida. Demasiados factores a tener en cuenta. Pero siempre hay que viajar con optimismo, intentando sacar provecho de cualquier situación.

Nuestra primera parada era el lodge de Mammoth Hot Springs, donde teníamos que reunirnos con los organizadores. Después de dejar el equipaje en las habitaciones salimos al frío exterior para realizar las primeras fotografías antes del anochecer. Teníamos poco tiempo por lo que todos mis compañeros se fueron corriendo al punto más alto, mientras que yo me quedé rezagado admirando  los colores que tomaban las nubes.

Cuando quise darme cuenta ya era tarde para alcanzar a mis compañeros, así que decidí volver cerca del lodge, a las  fascinantes formaciones llamadas Palette Springs.  Como el frío era intenso, el vapor de agua se condensaba rápidamente, e impedía ver con claridad las formaciones. Así que puse la cámara en el trípode y esperé pacientemente a ver si tenía suerte. Cuando ya estaba casi congelado sucedió lo esperado: durante un segundo el vapor se disipó y tuve la oportunidad de ver una imagen de otro planeta, como si hubiera aterrizado en Venus. Duró lo justo para poder tomar un par de fotografías.

Mientras tanto Yolanda estaba en el Overlook, a 1.999m de altitud, soportando un frío intenso, fotografiando los árboles desnudos en un paisaje desolado.

Fue una primera impresión muy favorable, que nos permitió explorar brevemente las posibilidades de este frío y salvaje lugar.

Esta entrada fue publicada en Yellowstone. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *