Eqip Sermia

24-Agosto-2010
Hoy ha sido un día muy especial por varias cosas. Vayamos por partes. Durante la mañana hemos realizado un gran recorrido sin paradas con destino al glaciar Eqip Sermia (69º47’N 50º35’W). No ha sido una mañana aburrida pues hemos disfrutado de una charla de Theresa sobre la estrategia de supervivencia de las plantas en el Artico y otra de Snowy sobre la supervivencia de las aves en ese entorno. Además, hemos disfrutado de muy bellos icebergs:

Después de comer hemos llegado al glaciar, que tiene uno de los frentes más impresionantes de toda Groenlandia.

Para llegar al frente hay que seguir un estrecho fiordo, donde los bloques de hielo son cada vez más abundantes, hasta que a unos 1000m del frente ya no podemos avanzar más y echamos el ancla.

Durante el trayecto hemos observado muchas aves marinas, cuyo número va  aumentando hasta justo debajo del frente. Esto es debido a que el contacto del agua dulce que se derrite del glaciar con el agua salada del mar provoca unas condiciones favorables para los organismos de los que se alimentan las aves. Por eso siempre podemos ver muchas aves cerca de los glaciares.

El espectáculo del glaciar es impresionante: nos subimos a la cubierta más alta del barco para obtener una mejor perspectiva y ver algo más del glaciar.

En seguida nos preparamos y nos vamos a las zodiacs para realizar un crucero por el mar helado.

El hielo es cada vez más denso y se hace muy difícil avanzar. Por fortuna el expedition leader, mostrando una gran habilidad, nos abre un estrecho canal donde podemos ir avanzando lentamente.
Pero lo tienen lo del kayak, que tienen que luchar con todas sus fuerzas para avanzar metro a metro sobre el hielo.

Por fin llegamos a una zona libre de hielo y podemos observar a placer el frente del glaciar, de unos 5 Kms de largo. Es uno de los glaciares de Groenlandia que más hielo desprende al mar: tiene 15 Kms de largo y su base está a 1000m de altitud sobre el nivel del mar. Avanza con tanta fuerza que su frente sufre la acción de las mareas, y se pueden observar desprendimientos con mucha frecuencia.

El glaciar está constantemente crujiendo, y ese sonido se oye perfectamente por el absoluto silencio que nos rodea.
Poco a poco nos vamos acercando al frente, siempre manteniendo una distancia prudencial, y nos vamos dando cuenta de sus inmensas dimensiones. Aquí podemos ver un pequeño barquito que utilizan para los turistas:

Cuando volvemos al barco nos espera la segunda atracción del día: el chapuzón polar. Esto consiste en ponerse el bañador y lanzarse al mar helado, volviendo rápidamente al barco antes de congelarse. Dicen que es una experiencia interesante, pero nosotros ya lo hemos hecho muchas veces en Finlandia, después de la sauna, y preferimos esta vez  mantenernos secos y templados.

La tercera atracción del día es la barbacoa. En todos estos viajes siempre hay una cena en cubierta, en tono festivo, como si fuera una despedida entre amigos. Como siempre, lo pasamos muy bien, y disfrutamos de una BBQ ártica con vistas al glaciar.

Ha sido un día muy emocionante, lleno de experiencias árticas.

To dine with a glacier on a sunny day is a glorious thing and makes feasts of meat and wine ridiculous.
The glacier eats hills and drinks sunbeams.
John Muir
Esta entrada fue publicada en Groenlandia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *