Aprendiendo de los Maestros

Agosto 2011

Desde hace muchos años  vengo utilizando una cámara Mamiya de formato medio, por la alta calidad que se obtiene con ese formato. Sin embargo, cada vez es más difícil conseguir película, y el proceso de escaneado es lento y pesado. La solución es utilizar un respaldo digital, pero su elevado precio constituye un gran obstáculo para su adquisición.
Además, esas cámaras de formato medio (6 x 4.5) exigen una técnica muy depurada, pues hasta el más mínimo detalle influye en la calidad de la fotografía. Por eso, la pregunta primera que hay que hacerse es: ¿soy suficientemente bueno para estos equipos? 
Una solución sería poder probarlos en un entorno real, de la mano de expertos fotógrafos, y eso es precisamente lo que ofrece la empresa PhaseOne en los  Phase One Digital Artist Series , PODAS.

El sistema es muy simple: vas una semana a un lugar muy fotogénico con grandes maestros de la fotografía, y te dejan un equipo completo para que lo utilices durante esos días. Y ellos se encargan de todo, tu solo tienes que fotografiar y aprender.

El único problema es que esos lugares suelen encontrase muy lejos de mi país y el coste del curso no es precisamente bajo

Pero a principios de 2011 PhaseOne anunció un PODAS muy especial: se celebraría en el Palouse, y tendría cuatro grandes maestros: Michael Reichmann, Art Wolfe, Mark Dubovoy y Jeff Schewe. Esa era la oportunidad que estaba esperando, así que me apunté inmediatamente.

La verdad es que no sabía dónde estaba el Palouse, pero no me importaba, la ocasión era única pues nunca antes se había reunido a esos maestros en un mismo curso.
Después de apuntarme  me enteré de que el Palouse es una región del Este del estado de Washington, de suaves colinas dedicadas al cultivo de cereales.

Son grandes extensiones de terreno donde podemos encontrar colinas aradas formando curiosos patrones y efectos pictóricos.
A veces, el tono dorado del terreno nos recuerda las dunas de un desierto de arena.

Evidentemente, la principal actividad en la zona es la agricultura: Agosto es tiempo de siega y podemos ver grandes máquinas recogiendo el grano:
Que es transportado por  camiones a enormes silos:
Donde es descargado para luego ser transladado en tren a los centros de distribución y consumo:
Uno de los atractivos del curso era el disponer de un equipo de formato medio: en este caso nos dejaron una máquina PhaseOne DF con un respaldo IQ160 de 60 megapixels. En los ejercicios de campo nos distribuíamos en pequeñas furgonetas de 8 plazas, donde teníamos un juego completo de objetivos a nuestra disposición. Y, por supuesto, uno de los instructores, que se turnaban para que todos los participantes pudiéramos aprender de todos los maestros.
Realizamos ejercicios muy variados: desde «naturalezas muertas»:
Hasta imágenes de grandes espacios abiertos:
Pasando por fotos creativas en granjas abandonadas:
También fuimos a una antigua gasolinera, donde hicimos varios ejercicios con camionetas del siglo XX:
Nosotros fuimos al Palouse unos días antes del comienzo del curso y estuvimos visitando la zona para acostumbrarnos al calor. el polvo, y la luz de este lugar. En esos días fuimos a las famosas Palouse Falls:
Y tuvimos la suerte de ver un gran búho real en la entrada a una granja:
Lo más incómodo del curso es que teníamos que salir muy temprano para ver el amanecer y volver tarde después del anochecer, lo que nos produjo un gran cansancio, pero la excitación por el equipo utilizado y la extraordinaria calidad de las conferencias de los maestros nos mantuvo despiertos y atentos.
Una de las cosas que aprendimos es que la calidad de estos equipos es muy superior a todo lo que habíamos probado; y que hace falta una buena técnica para obtener todo su potencial. 
Por ejemplo, un trípode suficientemente robusto es fundamental. Un día, mientras Yolanda estaba concentrada en una foto, Art le preguntó: «¿Es este el mejor trípode que tienes?» Y ella le contestó afirmativamente. Entonces Art exclamó en un perfecto Español «¡Qué lástima!» Evidentemente, lo primero que hicimos al volver a España fue encargar un buen trípode.
Kevin W. Raber, el organizador de estos PODAS y un gran fotógrafo, mantiene un blog con todo lo que sucede en estos cursos, que podéis ver aquí: http://podas.info/2011/08/
Una de las experiencias más interesantes fue el poder enseñar algunas de nuestras fotos a los maestros para que nos las criticaran. Yo lo hice con Art,  y Yolanda con Mark. Lo que aprendimos en ese tiempo nos hizo avanzar más en nuestra afición que varios años de práctica.
Por supuesto, no solo aprendimos de los maestros sino de todo el personal de PhaseOne y de los propios participantes, todos ellos fotógrafos entusiastas:
Ahora solo me queda contestar la pregunta fundamental: ¿soy suficientemente bueno para estos equipos? (Am I  good enough for digital medium format?)
Esta entrada fue publicada en Palouse. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *