Fotografía en la Antártida

En esta entrada podéis encontrar contenido adicional a la presentación que realizamos en la conferencia organizada por B The Travel Brand y Javier Cacho sobre Fotografía en Regiones Polares el 17 de Junio de 2021.

Hemos dedicado la conferencia a nuestras experiencias fotográficas en las zonas de la Peninsula Antártica y Georgia del Sur, repasando:

  • las emociones sentidas en estos viajes ‘al sur del sur’ que motivaron las fotografías compartidas,
  • así como los retos fotográficos, que no son solo los típicos de la fotografía de viajes.

Este mapa nos permite situarnos geográficamente, visualizando la localización de la Península Antártica y la isla de South Georgia, así como el Círculo Polar:

Convergencia antártica

Así se entiende mejor algunas singularidades de estos viajes, como en el caso de la travesía a la Antártida, ya que cruzamos el círculo polar Antártico que está en el paralelo de latitud 66° 33′ 46″ al Sur del Ecuador (circulo rojo grueso en el mapa).

Y esto es singular, porque son muy pocos los viajes que llegan a cruzarlo puesto que requiere más días de navegación, y se afrontan más riesgos, cuanto más al sur más inclemente es el tiempo, más posibilidades de problemas con el hielo para la navegación, etc.

Si hablamos de diferencias fundamentales entre zonas Antárticas y Articas -muy grosso modo porque sin duda hay muchas más- y sobre todo atendiendo a aquellas relevantes para nuestro propósito fotográfico, podemos decir que:

  1. En cuanto a los seres humanos:
    • En la zona de la Convergencia Antártica el hombre no ha sido población habitual. Esto no es el ártico ruso o Groenlandia donde el hombre vive allí desde tiempo ancestral.
    • No hay población estable, a excepción de las bases científicas
    • Las únicas construcciones son las de estas bases, bien las actuales en uso, bien las abandonadas de exploración años atrás
  2. En cuanto a la fauna:
    • No hay grandes depredadores terrestres, como puedan ser osos polares, lobos o zorros
    • siendo el pingüino, que solo habita en el hemisferio sur, la estrella entre otras muchas especies.
  3. Y todo esto, junto con la ausencia actualmente de caza, habiendo concluido afortunadamente las masacres y caza indiscriminada de ballenas y focas, hace que la fauna no se asuste del ser humano.

Dividimos nuestra charla  en 3 secciones:

  1. PAISAJES, 
  2. FAUNA  
  3. EXPLORACIÓN

Iremos mostrando fotografías indistintamente de los diversos viajes en cada sección, indicando donde están realizadas.

Comenzando con los PAISAJES …..

Las regiones polares son zonas desérticas, desiertos helados, a veces muy desolados, pero siempre de una increíble belleza.

Canal Lemaire

Paisajes virgenes, que detienen la respiración, de poca intervención humana, donde entre paredes de hielo y nieve, se respira vida y serenidad que es lo que hemos querido captar en las imágenes que os mostramos.

Waddington Bay

La fotografía es fundamentalmente luz. Y la luz tanto en las zonas polares del norte como del sur es similar: 

  • El sol no se eleva mucho del horizonte
  • La luz es rasante y suave durante bastantes horas al día
  • Y esto fotográficamente es muy interesante

Aunque no siempre las condiciones son idóneas, y a los fotógrafo no nos queda más remedio que trabajar con las que tenemos en cada momento, a veces si lo son y la luz y el tiempo nos echan una mano, como en este caso…..

Navegamos por el Estrecho de Gullet, entre la costa este de la Isla Adelaida y la costa oeste de la Tierra de Graham, por debajo del circulo polar, a 67° 10′ 0″ S grados latitud sur.

  • El estrecho de Gullet hace realmente honor a su nombre, es muy estrecho, hay poco espacio para maniobrar
  • Normalmente esta bloqueado por el hielo y contadas veces se puede pasar y por supuesto solo en algunas semanas del verano austral.
  • El barco navegaba despacio, no se oía el ruido de los motores; no veíamos por donde iba a poder pasar el barco, todo el pasaje estaba en cubierta en profundo silencio admirando esta belleza. Solo roto por obturadores de las cámaras disparando aquí y allá.
  • Cuando lo cruzamos nosotros, la luz creaba una atmósfera especial y creo que pudimos captar la esencia de la Antártida: grandes paredes de hielo y nieve, aguas plácidas, paisajes serenos.

The Gullet

Aunque estos paisajes de increíble y serena soledad parece que piden evitar en la imagen lo más posible la presencia humana, que para mi no es un elemento esencial en la Antártida, a veces es interesante incluirla (o cualquier otro elemento del que conozcamos su tamaño) para entender de que escala estamos hablando,

Como en esta panorámica de la Bahia del Paraiso: la inmensidad de la bahía, las aguas en calma reflejando las montañas, y  la persona que nos da una referencia de las proporciones.

Paradise Bay

Nos han preguntado muchas veces cual es el atractivo que encontramos en estas regiones, donde hace frio, las condiciones son muy cambiantes, pueden ser muy inclementes y donde lo que hay es fundamentalmente nieve y hielo.

Realmente no es tan duro: los viajes comerciales se hacen en verano y la temperatura en las horas centrales del día puede estar de media rondando los 5-10 grados. Se come y se duerme bien, en el barco se está calentito. Es cierto que no son playas del caribe (aunque a veces lo parezcan)…

St. Andrews, SG

… pero no hablamos de las expediciones siglos atrás, ni de estaciones científicas que realicen sus investigaciones en invierno. Son lugares muy especiales, a los que es muy probable que se viaje solo una vez en la vida. Navegar entre los hielos y visitar las playas es algo que no se puede describir con palabras.

Neko Harbour

Lugares en los que la belleza y serenidad te cautivan y el fotógrafo se debate entre captar una imagen especial, un momento de acción única, o dejar el equipo a un lado para fundirse con el paisaje y ‘simplemente’ disfrutar el momento. Quieres hacer la foto porque casi seguro que nunca más volverás, pero es importante llevarse los sentimientos y las emociones en la memoria y en el corazón.

En este caso, al dejar la cámara a un lado, vi a un pasajero americano, un señor que viajaba solo y del que nos hicimos muy amigos, extasiado admirando la belleza del frente glaciar ante sus ojos. Y por eso hice esta foto, porque realmente reflejaba la misma emoción que yo sentía.

En el paisaje estas regiones nos permiten apreciar no solo la amplitud, sino que también hay múltiples oportunidades para disfrutar con los detalles.

Esta zona del planeta, es uno de esos pocos lugares en los que persiste la verdadera esencia del viaje en su estado más auténtico y romántico: el de la aventura.

Los viajeros que nos aventuramos hoy por esas latitudes no sufrimos los retos y las privaciones de los pioneros, como os decía antes. Siempre nos hemos preguntado cómo eran capaces de sobrevivir con las ropas mojadas heladas, sin una ducha ni comida caliente. Sin duda, estaban hechos de ‘una pasta especial’ para soportar tantas privaciones.

Los barcos de ahora son seguros y confortables, aunque la navegacion por el Mar de Hoces entre Ushuaia y la Península Antártica o por el Mar de Escocia cerca de Georgia del Sur todavía nos pone a prueba. A veces te preguntas si eso que tienes en el medio del cuerpo es el estómago o una centrifugadora.

Y para evitar o distraerse del mareo, nada mejor que estar en cubierta y divertirse persiguiendo oportunidades curiosas para captar esos detalles de los que hablábamos.

Aquí presentamos tres fotos:

La primera es la cresta de una ola, cuando empieza a romper, en esa aguas de intenso azul turquesa en South Georgia

Ola

La segunda es una de esas ocasiones en las que las ‘aguas densas’ de las bahías Antárticas ofrecen la posibilidad de jugar con patrones y texturas.

Mar

Y la tercera es el regalo de las aves marinas alrededor del barco en días de viento. Un petrel jugando con las olas, y el fotógrafo jugando a cazar al rapidísimo petrel cuando planea y casi roza con el agua con su ala. Cierta habilidad (… horas y días detrás de ellos, probando una u otra cubierta del barco, hasta encontrar aquella que se convierte en el mejor estudio fotográfico) y una gran dosis de suerte, para que el mar y la luz estén en estas condiciones.

Por supuesto los icebergs son otra interesante atracción de la que disfrutar. Esos icebergs que dificultan el acceso a la península Antártica y por los cuales la mayor parte los viajes comerciales suelen centrarse en las islas.

Ese hielo del interior de la Antártida que se desplaza hacia el exterior y forma una barrera en la costa difícil de sortear, que complica la navegación y costó muchos disgustos a los exploradores.

En esta ocasión no os mostramos esos icebergs que son auténticas esculturas, arte en hielo, sino un tipo de iceberg que es característico de las zonas Antárticas, los grandes icebergs tubulares, inmensos bloques de hielo, de superficie plana, algunos del tamaño de grandes islas, de alturas increíbles, 3 ó 4 veces más altos que nuestro barco.

Icerberg, Burgeois fiord

La Antártida no se ve solo en blanco y azul, en colores frios. Con suerte te regala amaneceres y puestas de sol de tonos cálidos, que pueden llegar a ser la dominante en la foto.

South Shetland

Estos grandes espacios no están vacios: hay una gran cantidad de vida que bulle en estos paisajes. Para nosotros si algo caracteriza a estas regiones es la gran abundancia de

FAUNA…

Si hay una animal que da realmente gusto ver en las cantidades que podemos disfrutar ahora,  sin lugar a dudas es la ballena. Después de tantos años de caza y sacrificios indiscriminados, su recuperación es asombrosa. 

Una buena época para disfrutarlas en la Antártida es a finales de Enero/principios de Febrero cuando bajan con sus crías a alimentarse a estas aguas

Ballenas jorobadas en Paradise Bay

Es apasionante verlas, disfrutarlas y fotografiarlas. Esto último casi siempre supone un gran reto.  Por ejemplo, en un día precioso, de gran visibilidad y soleado, que calificaríamos como perfecto para muchas actividades, para el fotógrafo se presentan varias dificultades:

  • El gran contraste, porque son negras con un fondo blanco, y brillantes por el agua y el sol
  • Aparecen de forma insospechada, no sabes nunca por donde
  • Si estás en una zodiac, no estas solo, vas con mas gente y en un espacio reducido, donde hay que moverse con cuidado, sin aspavientos
  • Hay unas normas de comportamiento: Si la ballena aparece a tu lado, debes de agacharte para que los demás también puedan verla y si es en el lado contrario, te puedes levantar pero todo con cuidado mientras sostienes firmemente la cámara con el teleobjetivo, y quizás también unos prismaticos…
  • Y no os olvidéis de la emoción del momento

Ballenas jorobadas en Melchior Island

Evidentemente no es fácil fotografiar en estas condiciones. Pero nada puede describir la sensación de estar en silencio, en el agua junto a las ballenas escuchando el sonido de su respiración.

No solo se han recuperado en número, sino que parecen haber olvidado las masacres de la industria ballenera siglos atrás y se acercan a los barcos y las zodiacs curiosas para observarnos, o para enseñar a sus crías quienes somos.

Están tan confiadas que incluso a veces nos las encontramos durmiendo:

Ballena jorobada en Neko Harbour

Las ballenas de estas imágenes son jorobadas. En la zona pueden verse también ballenas minke, fin, orcas, delfines, marsopas…

Saltemos ahora a tierra, y nos encontraremos rodeados de los animales más característicos de estas latitudes, los torpes y a la vez delicados pingüinos que no podemos encontrar en el hemisferio norte.

Como ya hemos comentado, no hay grandes depredadores en tierra. Solo dos tipos de aves (págalos y petreles) suponen un riesgo para los huevos y los pollos.

Y en agua ya es otra cosa, con las temidas las focas leopardo y orcas.

La mayor parte de los pingüinos no nos ha visto nunca, no nos temen y se nos acercan curiosos para ver quienes somos y que son los extraños artilugios que llevamos:

PINGÜINOS REY Pingüino curioso ¡Demasiado cerca!

La actualmente denostada expresión «Distancia de Seguridad» allí tiene el sentido de no cruzarse en el camino de un pingüino en su trasiego diario de la colonia al mar, y del mar a la colonia, 

Yolanda en Gold Harbour

O no encontrase en la trayectoria de un elefante marino cuando, defendiendo su harem, se lanza a la lucha con un macho rival.

Los pingüinos llevan una vida, que no se si se puede decir que sea dura, pero si muy ajetreada. Las colonias no suelen estar cerca de la orilla del mar. 

Bailey Head

Llegan limpitos y suben de la playa andando con dificultad largas distancias hasta llegar a su nido. 

Bailey Head

Realmente solo están limpios recién salidos del mar. Luego entre el barro, el guano, las caídas o tramos que recorren deslizándose sobre su barriga… El caso es que pasan la mayor parte del tiempo sucios.

Half Moon Island

Observar las colonias es fascinante desde cualquier punto de vista, ya sea biológico o fotográfico, y nos permiten centrarnos en detalles como en este caso con una ‘muchedumbre’ de pingüinos rey de espaldas: esos colores, esa textura del recién estrenado plumaje…

Salisbury Plain, SG

O la curiosa escena en la que los pollos aun con su ‘abriguito’ de plumón marrón rodean a un adulto, ese elegante animal en el que todos se quieren convertir.

St. Andrews, SG

A la vez que mostrar el increíble lugar en el que viven

Salisbury Plain, SG

Tienen que salvar dificultades del terrero y lo hacen de maneras sorprendentes

Port Lockroy

Dependiendo de la época del año en que visites esta zona los encuentras en cortejo, haciendo el nido y quizás incubando huevos, o ya con las crías que dan juego para fotos entrañables como esta de la familia de Pingüinos Gentoo o Juanito

Neko Harbour Neko Harbour

Pasan las horas a la orilla de un riachuelo, mientras mudan, ya sin sus padres, momentos delicados en los que consumen muchísima energía y peso corporal, ya que no van al mar a por comida hasta que completan la muda.

Gold Harbour, SG

Pinguinos que como los demás habitantes de la zona soportan las cambiantes condiciones. En este caso, de un sol espléndido pasamos en 5 minutos a un frio y una ventisca que propiciaron la huida de casi todos los pasajeros. Cuando desembarcas, te indican la hora de la ultima zodiac de vuelta. Suele haber continuamente por si no quieres estar tanto tiempo, pero Yolanda siempre vuelve en la última. 

Y este caso, ‘aprovechó’ para hacer unas fotos diferentes cuando todo el mundo había vuelto ya, e incluso los pingüinos se retiraban a zonas mas protegidas.

Salisbury Plain, SG

En algunas de las fotos hemos visto a los pingüinos rey sorteando elefantes marinos. Fascinantes estos animales, muy gregarios, unos encima de otros, que descansan plácidamente al sol en la arena o en una charca.

St. Andrews Bay, SG

Con crias que sus madres cuidan y tratan de proteger, del peligro de morir aplastados por un inmenso macho.

St. Andrews Bay, SG

Machos que duplican y triplican a las hembras en peso y tamaño

St. Andrews Bay, SG

Gold Harbour, SG

Y que en las mañanas con temperaturas bajo cero, a pesar de su corpulencia, sufren los rigores del tiempo, y nos permiten hacer fotos curiosas como ésta cría adolescente con los bigotitos helados. Nosotros teníamos más frio que ella. Habíamos desembarcado a las 5:30 am y sin desayunar

Gold Harbour, Sg

Estábamos fotografiando unos ejemplares, siempre con cuidado, cuando de repente, se oyó un rugido y la playa tembló literalmente bajos los saltos de dos inmensos machos. Un ‘soltero’ retó a un macho alfa con harem y la pelea fue realmente encarnizada. (Tenéis más detalles de la escena en Archivo foto del mes, 2013, Enero, en nuestra web).

Salisbury Plain, SG

Y ya para terminar, hablando de EXPLORACIÓN, y como un guiño al ciclo de conferencias de exploración polar del que forma parte esta sesión de hoy, querríamos mostraros imágenes de antiguas edificaciones en sitios remotos que aun se conservan en pie, y que dan fe de las duras condiciones en que vivieron científicos y exploradores siglos atrás.

Base en Stonington Island

Nos sorprenden las condiciones en las que eran capaces de vivir con muchísimos menos medios (sin ropa técnica, sin ‘calefacción central’ …). También sorprende el hecho de que las construcciones sigan en pie a pesar de la inclemencias climatológicas y que podamos encontrar dentro restos de comida, camas, mantas…

Muchas de estas localizaciones permiten dar rienda suelta a la creatividad y hacer fotos curiosas como estas de las manchas de aceite en Stonington Island o de lo que nosotros llamamos ‘chatarra historica’ y herrumbre.

Viajar a la Antártida o a las Georgias del Sur es poner rumbo a la aventura, para disfrutar de una naturaleza pura y prístina, donde rememorar las epopeyas de todos los héroes que dedicaron, o incluso perdieron, su vida a este continente blanco.

Una experiencia realmente inolvidable que no os podeis perder.

Esta entrada fue publicada en Antartida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fotografía en la Antártida

  1. Magdalena dijo:

    No tengo palabras. Las fotos son sencillamente espectaculares y no me puedo imaginar lo que ha tenido que ser esta experiencia. ¡¡ENHORABUENA!!

Responder a Magdalena Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *